Los pitufos vuelven a «pitufar»

Publicado en por disney-channel-dominicana

Enviar a TwitterEnviar a Facebook
Ayer se estrenó la aventura cinematográfica de estos pequeños duendes azules que nacieron en las páginas de un cómic belga.

Corría el año 1958 cuando Pierre Culliford, más conocido como Peyo, hizo aparecer un pequeño pie azul en su tira cómica «Johan et Pirlouit», publicada en la revista belga«Le Journal de Spirou». Fue tal la curiosidad que despertó entre sus lectores, que cinco números más adelante decidió presentar, por primera vez, a un pitufo.La revista multiplicó su tirada, y los editores propusieron a Peyo hacer un spin off dedicado a estos pequeños personajes azules.

Hugues Dayez, biógrafo de Peyo, asegura que la existencia de los pitufos se debe a una serie de accidentes, empezando por su nombre. Seis meses antes de que aparecieran por primera vez, durante una cena con un amigo, cuando Peyo quiso pedirle la sal, no le salía el nombre, y le pidió«le schtroumpf»(nombre de los pitufos en francés). Les hizo tanta gracia que empezaron a hablar de ese modo,«pitufando», y a la hora de bautizar a sus criaturas azules, no pudo pensar en mejor nombre.

En cuanto a la elección del color, Dayez dice quefue la mujer de Peyo quien se decantó por el azul. Según ella, no podían ser rojos, porque parecerían enfadados; ni verdes, porque no se les vería en medio del bosque; y mucho menos amarillos, porque parecerían enfermos... ¡serían azules! Al dibujante le gustó la idea, y se puso a crear noventa y nueve pequeños pitufos —no tan pequeños si tenemos en cuenta que su tamaño es el de tres manzanas—.Más adelante aparecería el número cien: Pitufina. Peyo la creó después de que su hija le preguntase por qué no había ninguna chica, así que inspiró su melena rubia en ella.

Los cómics tuvieron mucho éxito en Bélgica, sin embargo, el boom internacional lo supuso la creación de la serie deHanna-Barberaen los ochenta. La hija de Joseph Barbera, responsable de la productora, se enamoró de un peluche de pitufo y no se separaba de él ni para dormir. Su padre, intrigado, quiso conocer más la historia y terminó proponiéndole a Peyo la creación de unos dibujos para niños. El belga aceptó, sin embargo, quería supervisar el proyecto, ya que tenía especial interés en que no se perdiera la esencia. Pero la distancia entre California y Bélgica en una época donde la forma más rápida de comunicación era el fax complicó las cosas, y según Dayez,Peyo terminó muy desilusionado con el proyecto. No obstante, la serie fue un éxito.

Nuevo reto, misma esencia

Ahora, años después de que se crease el último capítulo, los herederos del dibujante belga han querido retomar las historias que tanto gustaron a niños y mayores enuna película 3Dal más puro estilo holywoodiense, conNeil Patrik Harris («Como conocía a vuestra madre»), Jayma Mays («Glee») y Sofía Vergara («Modern Family») a la cabeza del cartel, y una Pitufina muy cantarina, a la que pone voz Katy Perry.

Según Jean-Claude de la Royère, colaborador de Peyo, el secreto del éxito está en esa «mezcla entre Disney y el “Tintín” de Hergé». «Es un universo acogedor, del que todo el mundo quiere formar parte, sus distintas personalidades hacen que todo el mundo los vea como un reflejo de nuestra sociedad», dice. Pero también cree que«era necesario evolucionar».

El guionista asegura que Peyo estaría contento con el resultado, ya que aunque se cambia el escenario —la película está ambientada en Nueva York, mientras que Peyo ubicaba a los pitufos en la Edad Media—, el trasfondo de la historia sigue siendo el mismo.«Siguen siendo adorables», comenta.

Es Hugues Dayez quien no está tan seguro. Según él, los lectores clásicos creen que es poco más que «sacrilegio» trasladar a los pitufos a la Gran Manzana, pero considera quela película triunfará entre los más pequeños. Sea como fuere, los pitufos volverán a «pitufar» por todo el mundo una vez más.

Añade tu comentario

Comentarios deLos pitufos vuelven a «pitufar»

Connect
Nombre:  (opcional)
Añade tu comentario:
Inserta el código de verificación:
 
 

Comentar este post